Castillo real de colliure

  • por
Castillo real de colliure

castillo de perpignan

En el siglo XII, Girard II, último conde independiente del Rosellón, legó sus tierras a Alfons II, rey de Aragón y conde de Barcelona. Preocupados por la prosperidad de Collioure, los reyes de Aragón concedieron privilegios y exenciones fiscales. Se estableció una feria anual y se realizaron importantes obras en el castillo, el puerto y la ciudad.

En el siglo XIII, el castillo fue anexionado al Reino de Mallorca, que incluía el dominio de Montpellier, los condados del Rosellón y la Cerdaña, el Conflent y el Vallespir, y las Islas Baleares.

En el siglo XVI, tras una breve ocupación de Luis XI, los Habsburgo españoles, a partir de Carlos Quinto, volvieron a ocupar Collioure. Él y su hijo Felipe II convirtieron el castillo en una fortaleza moderna del siglo XVI. Era imprescindible adaptar las fortificaciones a los avances de la artillería, por lo que se reforzaron considerablemente las defensas del castillo y sus alrededores[1].

En 1793, los españoles volvieron a asediar y ocupar Collioure, que el general Dugommier recuperó al año siguiente. Capturó el fuerte Saint-Elme el 25 de mayo y obligó al general español Eugenio Navarro a rendirse al día siguiente[3].

mapa de perpiñán (francia)

En el siglo XII, Girard II, último conde independiente del Rosellón, legó sus tierras a Alfons II, rey de Aragón y conde de Barcelona. Preocupados por la prosperidad de Collioure, los reyes de Aragón concedieron privilegios y exenciones fiscales. Se estableció una feria anual y se realizaron importantes obras en el castillo, el puerto y la ciudad.

En el siglo XIII, el castillo fue anexionado al Reino de Mallorca, que incluía el dominio de Montpellier, los condados del Rosellón y la Cerdaña, el Conflent y el Vallespir, y las Islas Baleares.

En el siglo XVI, tras una breve ocupación de Luis XI, los Habsburgo españoles, a partir de Carlos Quinto, volvieron a ocupar Collioure. Él y su hijo Felipe II convirtieron el castillo en una fortaleza moderna del siglo XVI. Era imprescindible adaptar las fortificaciones a los avances de la artillería, por lo que se reforzaron considerablemente las defensas del castillo y sus alrededores[1].

En 1793, los españoles volvieron a asediar y ocupar Collioure, que el general Dugommier recuperó al año siguiente. Capturó el fuerte Saint-Elme el 25 de mayo y obligó al general español Eugenio Navarro a rendirse al día siguiente[3].

qué hacer en collioure

En el siglo XII, Girard II, último conde independiente del Rosellón, legó sus tierras a Alfons II, rey de Aragón y conde de Barcelona. Preocupados por la prosperidad de Collioure, los reyes de Aragón concedieron privilegios y exenciones fiscales. Se estableció una feria anual y se realizaron importantes obras en el castillo, el puerto y la ciudad.

En el siglo XIII, el castillo fue anexionado al Reino de Mallorca, que incluía el dominio de Montpellier, los condados del Rosellón y la Cerdaña, el Conflent y el Vallespir, y las Islas Baleares.

En el siglo XVI, tras una breve ocupación de Luis XI, los Habsburgo españoles, a partir de Carlos Quinto, volvieron a ocupar Collioure. Él y su hijo Felipe II convirtieron el castillo en una fortaleza moderna del siglo XVI. Era imprescindible adaptar las fortificaciones a los avances de la artillería, por lo que se reforzaron considerablemente las defensas del castillo y sus alrededores[1].

En 1793, los españoles volvieron a asediar y ocupar Collioure, que el general Dugommier recuperó al año siguiente. Capturó el fuerte Saint-Elme el 25 de mayo y obligó al general español Eugenio Navarro a rendirse al día siguiente[3].

fortaleza de salsesfortaleza en salses-le-château, francia

En el siglo XII, Girard II, último conde independiente del Rosellón, legó sus tierras a Alfons II, rey de Aragón y conde de Barcelona. Preocupados por la prosperidad de Collioure, los reyes de Aragón concedieron privilegios y exenciones fiscales. Se estableció una feria anual y se realizaron importantes obras en el castillo, el puerto y la ciudad.

En el siglo XIII, el castillo fue anexionado al Reino de Mallorca, que incluía el dominio de Montpellier, los condados del Rosellón y la Cerdaña, el Conflent y el Vallespir, y las Islas Baleares.

En el siglo XVI, tras una breve ocupación de Luis XI, los Habsburgo españoles, a partir de Carlos Quinto, volvieron a ocupar Collioure. Él y su hijo Felipe II convirtieron el castillo en una fortaleza moderna del siglo XVI. Era imprescindible adaptar las fortificaciones a los avances de la artillería, por lo que se reforzaron considerablemente las defensas del castillo y sus alrededores[1].

En 1793, los españoles volvieron a asediar y ocupar Collioure, que el general Dugommier recuperó al año siguiente. Capturó el fuerte Saint-Elme el 25 de mayo y obligó al general español Eugenio Navarro a rendirse al día siguiente[3].