Saltar al contenido
Portada » Secuelas del maltrato psicológico en la mujer

Secuelas del maltrato psicológico en la mujer

  • por
Secuelas del maltrato psicológico en la mujer

Artículo sobre el maltrato psicológico

ResumenObjetivo: Comparar las secuelas psicológicas y físicas de la violencia física/sexual de la pareja en mujeres con y sin limitaciones de actividad.Métodos: Se analizaron los datos de la Encuesta Social General canadiense de 1999. Se incluyeron las mujeres que declararon haber sufrido violencia de pareja en los 5 años anteriores (n = 897).Resultados: Como resultado de la violencia, las mujeres con limitaciones de la actividad eran significativamente más propensas a sentirse avergonzadas/culpables (21,7 frente a 14,5%), deprimidas/ansiosas (31,5 frente a 19,8%), temerosas (43,0 frente a 33,0%), con baja autoestima (35,2 frente a 21,1%), con mayor precaución/conciencia (20,3 frente a 10,9%) y con problemas para relacionarse con los hombres (16,4 frente a 5,4%). Un número significativamente mayor de mujeres con limitaciones en la actividad informó de lesiones físicas por violencia (57,0 frente a 36,6%) y de haber tenido que dejar de realizar actividades cotidianas (42,1 frente a 30,3%). Las mujeres con limitaciones en la actividad tenían un mayor uso de medicación para problemas de sueño (OR = 3,17, IC 95% = 1,36, 5,73), ansiedad (OR = 3,29, IC 95% = 1,75, 6,19) y depresión (OR = 2,63, IC 95% = 1,41, 4,90).Conclusión: Los resultados sugieren un efecto aditivo entre la violencia de pareja y las limitaciones de la actividad que se suma de manera desproporcionada a la carga de salud de las mujeres con limitaciones de la actividad.

Efectos psicológicos de la violencia doméstica pdf

Como resultado de la violencia, las mujeres con limitaciones de actividad eran significativamente más propensas a sentir vergüenza/culpabilidad (21,7 frente a 14,5%), depresión/ansiedad (31,5 frente a 19,8%), miedo (43,0 frente a 33,0%), disminución de la autoestima (35,2 frente a 21,1%), aumento de la precaución/conciencia (20,3 frente a 10,9%) y problemas para relacionarse con los hombres (16,4 frente a 5,4%). Un número significativamente mayor de mujeres con limitaciones en la actividad informó de lesiones físicas por violencia (57,0 frente a 36,6%) y de haber tenido que dejar de realizar actividades cotidianas (42,1 frente a 30,3%). Las mujeres con limitaciones de la actividad tenían un mayor uso de medicación para problemas de sueño (OR = 3,17, IC 95% = 1,36, 5,73), ansiedad (OR = 3,29, IC 95% = 1,75, 6,19) y depresión (OR = 2,63, IC 95% = 1,41, 4,90).

Violencia doméstica y salud mental pdf

El maltrato físico es el uso de la fuerza física que te daña o te pone en peligro. El maltrato físico puede ocurrir en las relaciones de pareja o de matrimonio, pero también puede ocurrir fuera de una relación. Nadie -ni el cónyuge, ni la pareja, ni un familiar- tiene derecho a maltratarte físicamente.

El maltrato físico es cualquier tipo de fuerza física que te daña o pone en peligro tu salud. El maltrato físico puede incluir sacudidas, quemaduras, asfixia, tirones de pelo, golpes, bofetadas, patadas y cualquier tipo de daño con un arma como un cuchillo o una pistola. También puede incluir amenazas de hacerle daño a usted, a sus hijos, a sus mascotas o a sus familiares. El maltrato físico también puede incluir la restricción contra su voluntad, atándole o encerrándole en un espacio. El maltrato físico en una relación de pareja (romántica o sexual) también se llama violencia doméstica.

El maltrato físico puede tener efectos duraderos en tu salud física y mental. El maltrato físico puede causar muchos problemas de salud crónicos (de larga duración), como problemas cardíacos, presión arterial alta y problemas digestivos.1 Las mujeres que sufren maltrato también tienen más probabilidades de desarrollar depresión, ansiedad o trastornos alimentarios. Las mujeres maltratadas también pueden abusar del alcohol o de las drogas como forma de afrontar la situación.

Efectos del maltrato doméstico

Estudio transversal con 369 mujeres. La información se obtuvo a través de los instrumentos Cuestionario de Autoinforme y Escalas de Tácticas de Conflicto. Para el análisis de los datos se utilizó el test Chi-Cuadrado de Pearson, el test exacto de Fisher y el Odds Ratio.

Las mujeres que informaron de maltrato físico con y sin secuelas tenían respectivamente 2,58 y 3,7 veces más probabilidades de presentar síntomas de estado de ánimo ansioso-depresivo. Las probabilidades de experimentar síntomas de disminución de la energía vital aumentaron 2,27 veces con la agresión psicológica, 3,06 veces con el maltrato físico sin secuelas y 3,13 veces con el maltrato físico con secuelas. Los síntomas somáticos no mostraron asociación estadística con los tipos de violencia. La propensión a desarrollar síntomas de pensamientos depresivos aumentó 3,11 veces con la agresión psicológica, 6,13 veces con la agresión física sin secuelas, 2,47 veces con la coacción sexual y 7,3 veces con la agresión física con secuelas.

Los tipos de violencia de pareja están fuertemente asociados con los dominios de los trastornos mentales comunes en las mujeres. Este hallazgo puede contribuir a que los profesionales de la salud intervengan con mayor precisión en las mujeres víctimas de la violencia.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad