Remedios caseros para la mucosidad

  • por
Remedios caseros para la mucosidad

¿por qué tengo tantos mocos por la mañana?

Los dolores de garganta son una de las dolencias más comunes, sobre todo en invierno. Suelen estar causadas por infecciones como el resfriado común, la gripe y la faringitis estreptocócica y, aunque suelen ser bastante dolorosas, suelen desaparecer en una semana.

Aunque el agua salada no le proporcione un alivio inmediato, sigue siendo un remedio eficaz para eliminar las bacterias, aflojar la mucosidad y aliviar el dolor. Basta con mezclar media cucharadita de sal en 8 onzas de agua tibia y hacer gárgaras.

«La miel es uno de los mejores remedios para el dolor de garganta debido a sus propiedades antibacterianas naturales que le permiten actuar como cicatrizante, ofreciendo inmediatamente un alivio del dolor mientras trabaja para reducir la inflamación. La miel también puede matar las bacterias y ayudar a combatir las infecciones virales», explica la doctora Charlotte Smith, médico de Penn Urgent Care South Philadelphia.

Si, además del dolor de garganta, sufres de una fuerte tos, la miel también puede actuar como un eficaz supresor de la tos. Mezcla dos cucharadas de miel con un vaso de agua o té caliente y remuévelo bien. Bébalo varias veces al día según sea necesario.

Cómo deshacerse de la mucosidad en la garganta rápidamente

Escanear activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Si tiene bronquiectasias y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), eliminar la mucosidad de los pulmones es una parte importante del control de su enfermedad pulmonar. La acumulación excesiva de mucosidad o flema puede bloquear los conductos de aire estrechos, dificultando la respiración. El aumento de la mucosidad también puede provocar infecciones, como la neumonía.

Por suerte, hay varias opciones de tratamiento, como la tos controlada, los medicamentos y la fisioterapia torácica, que pueden ayudar. A continuación, le mostramos algunas de las técnicas que puede recomendarle su médico para disminuir la mucosidad pulmonar y reducir los síntomas.

Los ejercicios de respiración profunda consisten en inspirar (inhalar) y espirar (exhalar) lentamente para ayudar a los pulmones a expandirse. Esto forma parte de un grupo de terapias denominadas higiene pulmonar, que utilizan técnicas de manipulación física para ayudarle a expulsar la mucosidad pegajosa y limpiar los pulmones.

Cómo eliminar la mucosidad de los pulmones de forma natural

Los aerosoles o gotas nasales pueden ayudar a aliviar la acumulación de mucosidad dentro de la nariz y restablecer una respiración adecuada. Contienen agua salada que ayuda a diluir y aflojar la mucosidad de los senos paranasales, facilitando su drenaje fuera de la cavidad nasal.

El principal componente de la cúrcuma es la curcumina, a la que se atribuyen importantes propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a reducir la hipersecreción de moco espeso y mejorar la función pulmonar, sobre todo en pacientes con asma. (3)(4)

Este calor puede ayudar a disolver y aflojar la mucosidad espesa, facilitando su expulsión al toser. Aunque la capsaicina ayuda a diluir la mucosidad, también estimula la producción de mucosidad adicional, lo que hace que la nariz gotee cada vez más.

Respirar profundamente y mantener la respiración permite que el aire se sitúe detrás de la mucosidad y la desprenda de las paredes pulmonares. A continuación, puede expulsar la flema desprendida de los pulmones mediante una exhalación forzada o tos.

Beba más líquidos para diluir la flema acumulada en las vías respiratorias para facilitar su expulsión y ayudar al organismo a combatir mejor la infección. Las personas que toman ciertos medicamentos pueden necesitar hidratarse aún más que otras.

Mucus vs flema

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

La congestión torácica se produce cuando los pulmones y las vías respiratorias inferiores (bronquios) se inflaman y se llenan de mucosidad, también conocida como flema. La mucosidad es un líquido resbaladizo y pegajoso que ayuda a atrapar los virus y otros patógenos para que no puedan entrar en sus células.

Sin embargo, este líquido puede volverse excesivo o deshidratado, lo que lo hace más espeso. Es un síntoma incómodo pero común en las infecciones víricas, desde el resfriado común hasta la bronquitis. Afortunadamente, existe un alivio de los síntomas.

Los humidificadores añaden humedad al aire y ayudan a evitar la sequedad que puede ser irritante para quienes padecen congestión torácica. Al respirar las gotas de vapor de agua, éstas añaden humedad a los conductos nasales y a las vías respiratorias. Esta lubricación natural es útil para mantener la mucosidad en movimiento, de modo que puedas eliminar el virus de tu cuerpo.