Saltar al contenido
Portada » Concepto de violencia de genero

Concepto de violencia de genero

  • por
Concepto de violencia de genero

Violencia de género: perspectiva

La violencia de género incluye la violación, la agresión sexual, la violencia de pareja en las relaciones heterosexuales y del mismo sexo, el acoso sexual, el acoso, la prostitución y el tráfico sexual. El término “violencia de género” refleja la idea de que la violencia a menudo sirve para mantener las desigualdades estructurales de género, e incluye todo tipo de violencia contra hombres, mujeres, niños, adolescentes, homosexuales, transexuales y personas no conformes con el género. Este tipo de violencia influye de alguna manera en las relaciones de género o se ve influida por ellas. Para abordar adecuadamente esta violencia, tenemos que tratar las cuestiones culturales que fomentan la violencia como parte de la masculinidad.

Qué es la violencia de género y sus causas

La violencia contra las mujeres (VCM), también conocida como violencia de género[1] y violencia sexual y de género (VSG),[2] son actos violentos cometidos principal o exclusivamente contra mujeres o niñas. Esta violencia suele considerarse una forma de delito de odio,[3] cometida contra mujeres o niñas específicamente por ser mujeres, y puede adoptar muchas formas.

La violencia contra las mujeres tiene una historia muy larga, aunque los incidentes y la intensidad de dicha violencia han variado a lo largo del tiempo e incluso hoy en día varían entre las sociedades. Esta violencia suele considerarse un mecanismo de sometimiento de la mujer, ya sea en la sociedad en general o en una relación interpersonal. Dicha violencia puede surgir de un sentimiento de derecho, superioridad, misoginia o actitudes similares en el agresor o de su naturaleza violenta, especialmente contra las mujeres.

La Declaración de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer afirma que “la violencia contra la mujer es una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre el hombre y la mujer” y que “la violencia contra la mujer es uno de los mecanismos sociales cruciales por los que la mujer se ve obligada a adoptar una posición de subordinación con respecto al hombre”[4].

Enfrentarse a la violencia de género

La vulnerabilidad de los niños a la violencia se deriva del hecho de que dependen de sus padres o cuidadores para su desarrollo, salud y bienestar. A veces se considera a los niños como propiedad de sus padres o cuidadores, en lugar de titulares de derechos, lo que les hace vulnerables a los abusos, la negligencia, la explotación y la violencia.  La dinámica de género añade otra capa de vulnerabilidad.

La violencia de género afecta de forma desproporcionada a las niñas y a las mujeres, sobre todo a través de ciertas formas de violencia como el matrimonio infantil, la violencia de pareja, la mutilación genital femenina, los asesinatos “de honor” o la trata de personas. Por este motivo, Plan International se centra en acabar con la violencia contra las niñas y las jóvenes, para satisfacer sus mayores necesidades y defender sus derechos.

Las niñas y las jóvenes suelen sufrir violencia en casa, desde castigos físicos hasta violencia sexual, emocional o psicológica. La aceptación de la violencia como un “asunto privado” a menudo impide que otros intervengan y prohíbe que las niñas y las jóvenes denuncien.

Artículos sobre violencia de género

La violencia de género es un fenómeno profundamente arraigado en la desigualdad de género, y sigue siendo una de las violaciones de los derechos humanos más notables en todas las sociedades. La violencia de género es la violencia dirigida contra una persona por razón de su sexo. Tanto las mujeres como los hombres sufren violencia de género, pero la mayoría de las víctimas son mujeres y niñas.

La violencia de género y la violencia contra las mujeres son términos que a menudo se utilizan indistintamente, ya que se ha reconocido ampliamente que la mayor parte de la violencia de género es infligida a mujeres y niñas, por hombres. Sin embargo, utilizar el aspecto “basado en el género” es importante, ya que pone de relieve el hecho de que muchas formas de violencia contra las mujeres tienen su origen en las desigualdades de poder entre mujeres y hombres. Los términos se utilizan indistintamente en todo el trabajo de EIGE, lo que refleja el número desproporcionado de estos delitos particulares contra las mujeres.

El Convenio de Estambul (Consejo de Europa, Convenio sobre la prevención y la lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica), como referente de la legislación internacional en materia de lucha contra la violencia de género, enmarca la violencia de género y la violencia contra las mujeres como un acto de género que es “una violación de los derechos humanos y una forma de discriminación contra las mujeres”. El Convenio de Estambul subraya que los actos de violencia de género tienen como resultado “daños o sufrimientos físicos, sexuales, psicológicos o económicos para la mujer, incluidas las amenazas de tales actos, la privación coercitiva o arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad