Saltar al contenido
Portada » Coagulo en el cerebro consecuencias

Coagulo en el cerebro consecuencias

  • por
Coagulo en el cerebro consecuencias

recuperación de un coágulo de sangre en el cerebro sin cirugía

La formación de coágulos de sangre en el cerebro no es infrecuente. Los coágulos en el cerebro suelen estar causados por lesiones en los vasos de esa zona. Los síntomas de los coágulos de sangre incluyen mareos, dificultad para hablar, falta de coordinación, dolores de cabeza, por nombrar algunos. Estos signos indican que hay que buscar rápidamente atención médica.

Un coágulo de sangre en el cerebro puede causar un accidente cerebrovascular isquémico, es decir, un accidente cerebrovascular causado por la obstrucción de una arteria del cerebro y la falta de oxígeno y nutrientes en una parte del mismo. También puede provocar una acumulación de residuos celulares y dióxido de carbono, ya que el cerebro no podrá eliminar estos residuos adecuadamente. Esto puede hacer que las células que rodean la obstrucción mueran y que las neuronas de esta parte del cerebro dejen de funcionar, lo que puede causar daños en todo el cuerpo. Si sospecha que tiene un coágulo de sangre en el cerebro, será necesario un tratamiento inmediato para evitar una afección potencialmente mortal.

Lesiones o traumatismos en la cabeza: Las lesiones en la cabeza y el cuello pueden provocar la formación de coágulos en el cerebro. Los coágulos de sangre en el cerebro se producen cuando hay una hemorragia entre el cráneo y el cerebro. El cuerpo formará un coágulo para detener la hemorragia, lo que ejercerá presión sobre el tejido cerebral circundante. Los traumatismos en la cabeza también pueden hacer que los coágulos de sangre fuera del cerebro se desprendan y se alojen en él, lo que puede provocar un accidente cerebrovascular isquémico.

tasa de supervivencia de los coágulos de sangre en el cerebro

Los coágulos de sangre son un conjunto de células sanguíneas pegajosas que se forman cuando se daña un vaso sanguíneo. El cuerpo crea coágulos de sangre como respuesta normal al daño de los vasos sanguíneos. La principal función de un coágulo sanguíneo es sellar la fuga en un vaso sanguíneo dañado. Esto evita que la sangre se escape y protege a la persona de las hemorragias.

Los coágulos (o trombos) que bloquean las arterias e impiden el flujo de sangre y oxígeno a un órgano pueden provocar zonas de daño tisular (infartos). Cuando los coágulos se desprenden (lo que se denomina embolia) de la zona que deben proteger, pueden poner en peligro otros órganos.

La presencia de un coágulo que obstruye la circulación (trombo) se denomina trombosis. La trombosis en una vena está casi siempre asociada a la flebitis (inflamación de una vena). La tromboflebitis es la inflamación de una vena en la zona donde se ha formado un coágulo de sangre.

La trombosis venosa profunda (TVP) se produce cuando un coágulo de sangre afecta a las venas más profundas y grandes, como las de la parte inferior de las piernas y los muslos. La TVP es más preocupante que la tromboflebitis superficial. Estos coágulos pueden desprenderse (denominados émbolos) de un vaso sanguíneo y provocar una embolia pulmonar si se desplazan al pulmón (para más información sobre la embolia pulmonar, consulte la sección “Síntomas y complicaciones”). La TVP es más frecuente en personas mayores de 40 años.

¿cuál es el tratamiento del coágulo de sangre en el cerebro?

Los coágulos sanguíneos son masas semisólidas de sangre que pueden permanecer estacionarias (trombosis) y bloquear el flujo sanguíneo o desprenderse (embolia) y desplazarse a diversas partes del cuerpo. Los coágulos sanguíneos pueden poner en peligro la vida del paciente, dependiendo de su localización y gravedad.

Es probable que su médico le realice una exploración física y que le haga una ecografía venosa o una angiografía por TAC del tórax, abdomen/pelvis o cabeza para ayudar a diagnosticar su enfermedad. El tratamiento puede depender de si el coágulo está localizado en una arteria o en una vena. Su médico puede prescribirle medicamentos, trombólisis dirigida por catéter, cirugía o colocación de un filtro de vena cava inferior (VCI) para tratar su afección.

Los coágulos de sangre son masas semisólidas de sangre. Normalmente, la sangre fluye libremente por las venas y las arterias. Una parte de la coagulación de la sangre es necesaria y normal. La coagulación de la sangre ayuda a detener las hemorragias en caso de corte o lesión. Sin embargo, cuando se produce una coagulación excesiva, puede causar complicaciones graves.

La evaluación de su estado varía en función de la ubicación y el tipo de coágulo sanguíneo. Por lo general, su médico comenzará por obtener su historial médico, ya que esto puede proporcionar información sobre los factores que causaron el coágulo, y también realizará un examen físico. En una situación de emergencia en la que los pacientes pueden ser incapaces de describir sus síntomas, los médicos pueden enviar a los pacientes a realizar pruebas inmediatamente después de un examen físico.

¿es peligroso un coágulo de sangre en el cerebro?

Las causas y características del edema cerebral que se forma junto a una hemorragia intracerebral (HIC) aguda no se han explorado a fondo. Este estudio se diseñó para examinar el proceso de edema en el cerebro de las ratas provocado por dos componentes diferentes del coágulo sanguíneo. Se produjo un coágulo intracerebral mediante la inyección estereotáctica de 100 microlitros de sangre (bICH) o de crioprecipitado/trombina (pICH) en el núcleo caudado derecho. Los contenidos de agua, Na+, K+ y Cl- se midieron a las 0, 4,24, 48 y 72 horas después de la instilación del coágulo. Durante las primeras 24 horas, el contenido de agua del núcleo caudado ipsilateral y del córtex aumentó gradualmente en ambos grupos. A las 48 h, el edema cerebral era más grave en el bICH en comparación con el pICH en los ganglios basales y el córtex ipsilaterales. La formación de edema se acompañó de un aumento significativo del sodio y el cloro, así como de una disminución del contenido de potasio a las 48 h y se mantuvo hasta las 72 h. Estos resultados sugieren que tanto los coágulos de sangre como los de plasma pueden causar edema cerebral, pero un coágulo de plasma es menos dañino que un coágulo de sangre en la proximidad inmediata de la masa.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad