Saltar al contenido
Portada » Sistema nervioso de las cucarachas

Sistema nervioso de las cucarachas

  • por
Sistema nervioso de las cucarachas

Sistema nervioso de la lombriz de tierra

A continuación se presentan dos listas de animales ordenados por el tamaño de su sistema nervioso. La primera lista muestra el número de neuronas en todo su sistema nervioso, lo que indica su complejidad neuronal general. La segunda lista muestra el número de neuronas en la estructura que se ha considerado representativa de la inteligencia animal[1] El cerebro humano contiene 86.000 millones de neuronas, con 16.000 millones de neuronas en la corteza cerebral[2][1].

Las neuronas son las células que transmiten información en el sistema nervioso de un animal para que éste pueda percibir los estímulos de su entorno y comportarse en consecuencia. No todos los animales tienen neuronas; los Trichoplax y las esponjas carecen por completo de células nerviosas.

La cuestión de qué característica física de un animal hace que éste sea inteligente ha variado a lo largo de los siglos. Una de las primeras especulaciones fue el tamaño del cerebro (o el peso, que proporciona la misma ordenación). Una segunda propuesta fue la relación cerebro-masa corporal, y una tercera el cociente de encefalización, a veces denominado EQ. En la actualidad, el mejor predictor es el número de neuronas en el cerebro anterior, basado en el recuento mejorado de neuronas de Herculano-Houzel[1], que explica con mayor precisión las variaciones en la dependencia del cerebelo. El elefante depende de su cerebelo excepcionalmente grande, mientras que las aves se conforman con uno mucho más pequeño.

El sistema nervioso de las mariposas

Detectar y evitar las amenazas del entorno, como las que pueden provocar lesiones, es de crucial importancia para la supervivencia de un animal. En este trabajo, examinamos la vía nociceptiva en un insecto, la cucaracha Periplaneta americana, desde la detección de estímulos nocivos hasta el comportamiento nociceptivo. Demostramos que los estímulos nocivos aplicados a la cutícula de las cucarachas evocan respuestas en los axones sensoriales que son distintas de los axones sensoriales táctiles del nervio aferente sensorial. También revelamos diferencias en la respuesta evocada de las interneuronas de proyección postsináptica en el cordón nervioso a los estímulos táctiles frente a los nocivos. Los estímulos nocivos son codificados en el cordón nervioso de las cucarachas por fibras de diámetro diferente al de las fibras sensibles al tacto y al viento con una velocidad de conducción más lenta de 2-3 m/s. Además, el registro de los conectores del cuello muestra que la información nociceptiva llega a los ganglios de la cabeza. La extirpación de los ganglios de la cabeza provoca una disminución drástica de la respuesta nociceptiva, lo que indica que tanto los ganglios de la cabeza como la médula nerviosa participan en el procesamiento de los estímulos nocivos.

Sistema nervioso de la cucaracha pdf

ResumenLa recuperación de la función tras una lesión de los nervios sensoriales implica una plasticidad compensatoria, que puede observarse en los invertebrados. El objetivo del estudio fue la evaluación de la plasticidad compensatoria en el sistema nervioso de la cucaracha (Periplaneta americana) después de la lesión de los nervios sensoriales y la evaluación del efecto de la exposición a campos electromagnéticos (CEM, 50 Hz, 7 mT) y TGF-β en este proceso. Se registraron las actividades bioeléctricas de los nervios (partes pre y postsinápticas de la vía sensorial) bajo estimulación eólica de los cercos antes y después de la ablación del cerco derecho y en insectos expuestos a CEM y tratados con TGF-β. La ablación del cerco derecho provocó un aumento de la actividad de la parte presináptica izquierda de la vía sensorial. La exposición a CEM y TGF-β indujo un aumento de la actividad en ambas partes de la vía sensorial. Esto sugiere efectos de refuerzo de CEM y TGF-β en la capacidad del insecto para reconocer estímulos después de la ablación de un cerco. Los datos de las pruebas locomotoras confirmaron los resultados electrofisiológicos. La asunción de la función de un cercus por el segundo demuestra la existencia de plasticidad compensatoria en el sistema de escape de las cucarachas, lo que lo convierte en un buen modelo para estudiar la plasticidad compensatoria. Recomendamos que se sigan investigando los CEM como factor útil en la neurorrehabilitación.

Sistema nervioso de la cucaracha

Este artículo describe la disección del cordón nervioso ventral de la cucaracha y los registros extracelulares del nervio cercal y los conectivos. Las respuestas evocadas se generan mediante la estimulación eléctrica del nervio cercal o la estimulación mecánica directa de los cercos.

La preparación del cordón nervioso ventral de la cucaracha es un sistema manejable para los experimentos de neuroetología, el modelado de redes neuronales y el ensayo de los efectos fisiológicos de los insecticidas. Este artículo describe el alcance de las modalidades sensoriales de las cucarachas que pueden utilizarse para ensayar cómo responde el sistema nervioso de un insecto a las perturbaciones ambientales. Aquí se hace hincapié en el comportamiento de escape mediado por la transmisión de cercos a fibras gigantes en Periplaneta americana. Esta preparación in situ sólo requiere una habilidad moderada de disección y experiencia electrofisiológica para generar registros reproducibles de la actividad neuronal. A continuación, pueden aplicarse péptidos u otros reactivos químicos directamente al sistema nervioso en solución con la solución salina fisiológica. También se pueden administrar insecticidas antes de la disección y el circuito de escape puede servir como indicador del estado de excitación del sistema nervioso central. En este conte

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad