Sintomas de parasitos en el estomago

  • por
Sintomas de parasitos en el estomago

Síntomas de lombrices en el estómago en adultos

<li>La mejor defensa contra los parásitos es una buena higiene.</li></ul><h2>Giardiasis</h2><p>La giardiasis es una enfermedad transmitida por el agua. Su hijo puede contraer la infección si bebe de una fuente de agua contaminada. Los niños tienen más probabilidades de contraer la giardiasis en zonas con instalaciones de agua y saneamiento inadecuadas o en lugares donde hay mucha gente en contacto estrecho, como las guarderías.</p><p>La giardiasis también se conoce como fiebre del castor porque puede adquirirse al beber agua de lago sin tratar. </p><h3>Signos y síntomas de la giardiasis</h3><p>Aunque algunos niños no desarrollen nunca signos o síntomas, pueden ser portadores del parásito y transmitirlo a través de las heces.</p><h3>En el caso de los niños que enferman, los síntomas pueden ser:</h3><ul><li>aguas

<a href=»/Article?contentid=7&language=English»>diarrea</a></li><li>heces blandas y grasientas</li><li>cansancio</li><li>calambres en el estómago</li><li>hinchazón</li><li>pérdida de peso severa</li><ul><p>La sangre y la mucosidad en las heces no se producen en la giardiasis. Los síntomas suelen aparecer unas dos semanas después de la infección. Con tratamiento, los síntomas pueden mejorar en seis semanas. La mayoría de los niños nunca requerirán tratamiento.</p><h3>Causas de la giardiasis</h3><p>Sus parásitos pueden encontrarse en ríos, arroyos y lagos o en los suministros de agua municipales, piscinas y balnearios. La infección también puede transmitirse a través de alimentos infectados o del contacto de persona a persona. The parasites can also be found in animal feces.</p><h3>Potential complications of giardiasis</h3><p>Severe

Parásitos intestinales en el ser humano

Aunque la idea de tener un parásito es bastante desagradable, los parásitos son mucho más comunes de lo que se piensa. De hecho, vemos bastantes casos de ellos aquí en Westchester Health. No se limitan a los países subdesarrollados, los parásitos existen en todo el mundo y pueden afectar a cualquier persona de cualquier raza, género o estatus socioeconómico. Pueden causar una miríada de síntomas, de los cuales sólo unos pocos afectan al tracto digestivo, pero la buena noticia es que sí, son tratables.

Dado que los parásitos tienen tantas formas y tamaños diferentes, pueden causar una gran variedad de problemas. Algunos consumen tus alimentos (del interior de tu cuerpo), dejándote con hambre después de cada comida y sin poder ganar peso. Otras se alimentan de tus glóbulos rojos, provocando anemia. Algunos ponen huevos que pueden provocar picores, irritabilidad e incluso insomnio.

Una vez que una persona se infecta con un parásito, es muy fácil transmitirlo. Si tienes un parásito y no te lavas las manos después de ir al baño, puedes pasar fácilmente los huevos microscópicos del parásito a cualquier cosa que toques: el pomo de la puerta del baño, el salero, tu teléfono o cualquier persona que toques. Viajar al extranjero es otra forma de introducir parásitos extraños en tu sistema. También es muy fácil contraer un parásito al manipular animales.

Medicina para las lombrices de estómago

Existe el mito de que los parásitos intestinales y las enfermedades parasitarias son raros y difíciles de contraer. Estos autoestopistas microscópicos son más comunes de lo que crees, y no sólo afectan a tu tracto digestivo.

Los síntomas de un parásito suelen manifestarse en forma de malestar gastrointestinal, pero eso es sólo la punta del iceberg. Estos invasores pueden causar estragos en todo el cuerpo, desde el cerebro hasta el hígado. Algunos tienen el potencial de causar problemas que pueden durar años. Los parásitos también pueden contribuir a la inflamación, al deterioro inmunológico e incluso a la activación autoinmune.

Los helmintos y los protozoos son los dos tipos principales de parásitos intestinales. Los helmintos son gusanos parasitarios multicelulares como los oxiuros, anquilostomas, tenias y ascárides. Los protozoos son parásitos microscópicos unicelulares. Como son invisibles a simple vista y no siempre causan síntomas inmediatos, los protozoos son mucho más difíciles de detectar. La gente puede vivir durante años sin saber que está infectada.

La mayoría de la gente no se da cuenta de lo fácil que es infectarse con un parásito. Los quistes duros y protectores que rodean al parásito permiten un largo ciclo de vida y una fácil transmisión. Los protozoos son especialmente fáciles de contraer por vía oral, ya que basta con que un quiste llegue a la boca para que se produzca la infección.

Síntomas de un parásito estomacal humano

2000;49(7):1-13.11. DuPont HL, Backer HD. Diarrea infecciosa por viajes al extranjero y a la naturaleza. En: Auerback PS, ed. Wilderness medicine: management of wilderness and environmental emergencies. 3d ed. St: Mosby, 1995:1028-59.12. Glaser C,

2000;21:354-7.17. Reed SL. Amebiasis e infección por amebas de vida libre. En: Harrison TR, Fauci AS, Braunwald E, et al., eds. Harrison’s Principles of internal medicine. 15th ed. New York: McGraw-Hill, 2001:1199-202.18. Walsh JA.

1997;32:250-75.22. Huston CD, Petri WA. Amebiasis. En: Rakel R, ed. Conn’s Current therapy 2001. Philadelphia: Saunders, 2001:64-5.Miembros de varios departamentos de medicina familiar elaboran artículos para «Practical Therapeutics». Este artículo forma parte de una serie coordinada por el Departamento de Medicina Familiar del Hospital Naval de Jacksonville, en Jacksonville, Florida. El editor invitado de la serie es Anthony J. Viera, LCDR, MC, USNR.Add/view commentsHide comments