Saltar al contenido
Portada » Sangrado de nariz en perros

Sangrado de nariz en perros

  • por
Sangrado de nariz en perros

Sangrado nasal del perro un lado tratamiento

La gran mayoría de las hemorragias nasales son hemorragias nasales anteriores, lo que significa que el sangrado proviene de la pared entre los dos canales de la nariz (el tabique inferior), justo dentro de la nariz. Esta parte de la nariz, conocida como zona de Little, contiene muchos vasos sanguíneos delicados que pueden dañarse fácilmente.

Un pequeño número de hemorragias nasales son hemorragias nasales posteriores, lo que significa que la hemorragia se origina en las ramas de las arterias que suministran sangre al espacio interior de la nariz, entre el paladar y el cerebro (cavidad nasal).

Si acude a su médico de cabecera o al hospital con una hemorragia nasal, se le evaluará para determinar la gravedad de su estado y la posible causa de la misma. Para ello, pueden mirar dentro de la nariz, medirle el pulso y la tensión arterial, realizarle análisis de sangre y preguntarle por cualquier otro síntoma que tenga.

Para ello, se suele utilizar una varilla con una sustancia química llamada nitrato de plata. Se le rociará un anestésico local en la nariz para adormecerla y se mantendrá la varilla de nitrato de plata contra el punto de sangrado durante un máximo de 10 segundos.

Hemorragia nasal en niños

La epistaxis, más comúnmente llamada hemorragia nasal, puede ser alarmante para cualquier propietario de una mascota. Nadie quiere ver a su perro con dolor, y mucho menos sangrando. Existen diferentes causas de epistaxis en los perros, algunas de las cuales requieren una atención veterinaria más urgente que otras. Aprenda más sobre las causas y las medidas preventivas que puede tomar.

La causa más común de una hemorragia nasal aguda en un perro será un traumatismo o una infección en sus vías respiratorias superiores. Si su perro es propenso a los accidentes o tiene una gran inflamación en sus conductos nasales debido a una infección crónica, es posible que vea una hemorragia (normalmente) en una fosa nasal. En casos más raros, un objeto extraño (por ejemplo, hierba, colas de zorro, etc.) que se aloja en los conductos nasales de su perro o la ingestión de rodenticida también puede hacer que la nariz de su perro sangre.

Los perros jóvenes a los que les gusta investigar las cosas de la casa pueden correr más riesgo de sufrir epistaxis inducida por toxicidad, mientras que los perros de mediana o avanzada edad corren más riesgo de sufrir una enfermedad autoinmune que pueda causar epistaxis. Los perros a los que se les permite vagar sin supervisión corren más riesgo de sufrir epistaxis causada por un traumatismo, independientemente de la edad.

Medicina para el sangrado de la nariz en perros

TopDiagnóstico de la hemorragia nasal en perrosSu veterinario comenzará a diagnosticar la razón por la que su mascota tiene sangrado de la nariz después de adquirir y evaluar el historial médico reciente de su perro. Preguntará acerca de los medicamentos que su mascota puede estar tomando y si usted ha notado algún sangrado inusual antes de este evento. Si ha habido un traumatismo en la nariz de su perro, avise al veterinario. Otra información que debe transmitirse es si ha utilizado algún veneno o pesticida en su jardín, o si su perro ha estado expuesto a algún roedor recientemente. El veterinario también querrá saber si las heces han sido normales.

El examen incluirá la comprobación del aspecto de la zona alrededor de la nariz y de las encías. Su veterinario buscará indicios de dolor o hinchazón facial y comprobará el estado de los ojos, buscando enrojecimiento o anomalías.

Su veterinario probablemente pedirá un hemograma, una bioquímica sanguínea y un perfil de coagulación para comprobar si hay anemia junto con otros posibles problemas, como daños en los órganos. Es posible que quiera hacer una radiografía (rayos X) para buscar evidencias de hemorragias internas. Otras pruebas, como la resonancia magnética o el análisis de la médula ósea pueden ser necesarios, en función de los resultados del examen inicial.La hemorragia nasal puede ser costosa de tratar. Si sospecha que su perro tiene una hemorragia nasal o está en riesgo de padecerla, empiece a buscar un seguro para mascotas hoy mismo. ¡Gracias a Pet Insurer, Wag! Wellness permite a los padres de mascotas comparar los planes de seguro de compañías líderes como PetPlan y Trupanion. Encuentre el plan “perfecto para su mascota” con sólo unos pocos clics. Tratamiento de la hemorragia nasal en perros El tratamiento comenzará por devolver a su mascota a un mejor estado de salud inmediato. Asegurarse de que su perro puede respirar correctamente y no ha perdido demasiada sangre son dos consideraciones importantes. Puede ser necesario un tratamiento para la pérdida de sangre. Al salir de la clínica, se le pedirá que controle cuidadosamente los niveles de actividad, el apetito y el comportamiento general de su mascota durante los próximos días.

La nariz del perro sangra por un lado

Algunas gotas teñidas de sangre estornudadas en el suelo pueden ser la única señal o puede haber un goteo sanguinolento constante e inexorable de una o ambas fosas nasales. Estos hallazgos son alarmantes, además de desordenados en el hogar, y queremos identificar la causa y ocuparnos de ella rápidamente si es posible hacerlo. El problema es que hay muchas causas y no todas están localizadas en la nariz y muchas son enfermedades muy graves. A continuación repasamos las pruebas que suelen ser necesarias para llegar al fondo de la nariz sangrante, así como las afecciones que pueden ser responsables.

No hay que olvidar que una mascota con la nariz ensangrentada probablemente trague gran parte de la sangre que drena, lo que puede dar lugar a unas heces especialmente negras o incluso a un vómito con coágulos de sangre.

Probablemente se necesitará un análisis de sangre básico y un análisis de orina como base de datos de la salud del animal, así como para evaluar el grado de pérdida de sangre. Esta información también sirve como evaluación preanestésica en caso de que sea necesaria una rinoscopia o una imagen nasal. Se necesitará un recuento de plaquetas (una célula sanguínea implicada en la coagulación de la sangre) así como pruebas de coagulación (las pruebas más comunes son el “PT” o tiempo de protrombina, el “PTT” o tiempo parcial de tromboplastina, el “ACT” o tiempo de coagulación activado, y/o el tiempo de sangrado bucal o “symplate”). Estas pruebas evalúan una cascada bioquímica muy complicada responsable de la coagulación de la sangre. El patrón de anormalidades encontrado en estas pruebas clasificará los trastornos de la coagulación de la sangre.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad