Como saber si mi gato se va a morir

  • por
Como saber si mi gato se va a morir

Como saber si mi gato se va a morir 2022

¿debo dejar solo a mi gato moribundo?

Todos los animales muestran algunos signos reveladores de que se acerca el final de su vida y los gatos moribundos no son una excepción. Aprenda a reconocer estas señales para poder ayudar a que la vida de su gato sea más cómoda cuando se acerque el final.

Es un hecho desafortunado de la vida que la muerte también debe ocurrir. Es difícil ver a un querido amigo llegar al final de sus días, como podrán atestiguar muchos propietarios de gatos. Es posible que algunos gatos mueran inesperadamente o benditamente mientras duermen. Lo que hacen los gatos cuando están muriendo puede variar, pero según Feline CRF.org, muchos gatos mostrarán ciertos comportamientos y signos antes de fallecer.

Algunos signos comunes de que un gato se está muriendo son cambios obvios en su temperamento normal, un aumento notable del comportamiento de esconderse, una pérdida de apetito tanto para la comida como para el agua, y cambios en su apariencia general. Los cambios de aspecto pueden incluir pelaje opaco y enmarañado, orina o heces en el pelo, ojos dilatados o vidriosos, falta de parpadeo y un aspecto «hundido». Los gatos que mueren suelen tener también convulsiones y dificultad para respirar.

qué hacer cuando tu gato se está muriendo

Antes de que te cuente esta historia, tienes que saber algo sobre mí, y es que soy un cerebro en un cuerpo, activado por una compleja serie de procesos físicos, químicos y biológicos. No soy religioso ni espiritual; no creo en Dios ni en el cielo ni en la vida después de la muerte. No creo en la parapsicología, la telepatía o la clarividencia. Creo que el Dr. Doolittle era un gran tipo, pero es imposible que pudiera hablar con los animales.

Puedo explicarlo. A nuestra pequeña y elegante calicó, Joan, de seis años, le habían diagnosticado recientemente una enfermedad renal. Lo habíamos detectado tarde porque no había mostrado ningún síntoma hasta que la situación se volvió grave. Mi marido y yo aún no sabíamos si le quedaban meses o años de vida, pero nuestros amigos nos habían contado historias de gatos en un estado similar al de Joan que vivían una vida larga y feliz con líquidos y medicamentos. Estábamos conmocionados y terriblemente tristes, pero también éramos optimistas.

Una noche, tarde, estaba en el salón leyendo un libro. Joan saltó al sofá conmigo. (¡Saltó al sofá, gente! ¡Los gatos gravemente enfermos no saltan!) Esperaba que hiciera lo que siempre hacía: acomodarse en mi pecho, meter su cabecita bajo mi barbilla y ronronear lo suficiente como para que me castañetearan los dientes. Esta vez, sin embargo, se acomodó y metió la cabeza, pero no ronroneó. Simplemente se quedó sentada, absolutamente quieta, con su pequeña y húmeda nariz suavemente presionada contra mi laringe. «¿Por qué no ronroneas para mí, Joan?» le pregunté. Para mi propio desconcierto, empecé a llorar. Permanecimos así durante un rato, yo suplicando con lágrimas en los ojos a Juana que ronronease, Juana jugando a su propio juego de la estatua.

la muerte natural de un gato en casa

Encontrar un gato muerto, ya sea en un accidente de tráfico o en su jardín o terreno, puede ser una experiencia angustiosa. Aunque es difícil de afrontar, es probable que haya un propietario angustiado en busca de su querida mascota o, al menos, de tranquilidad. Si ha encontrado un gato y le preocupa qué hacer a continuación, eche un vistazo a nuestra guía de expertos para obtener más consejos.

En la mayoría de los casos, será evidente que el gato ha muerto. Sin embargo, si el gato se encuentra acurrucado o estirado en un cobertizo o en el jardín, puede ser difícil saberlo. A pesar de lo molesto que puede resultar buscar estos signos, saber qué buscar puede garantizar que el gato reciba atención médica urgente si la necesita.

Si el gato está inconsciente, su prioridad debe ser llevarlo al veterinario urgentemente. Llame al veterinario con antelación para que sepa que está de camino y pueda prepararse. Envuélvelo en una manta o toalla caliente para mantenerlo abrigado durante el viaje, teniendo cuidado de no cubrirle la cabeza. También puedes denunciar un animal herido a la RSPCA de Inglaterra y Gales o a su equivalente en Escocia o Irlanda del Norte. El veterinario también puede pedirte que te pongas en contacto con la RSPCA si estás en Inglaterra o Gales para obtener un número de registro y que la RSPCA pague parte del coste.