Saltar al contenido
Portada » Como es la reproduccion sexual

Como es la reproduccion sexual

  • por
Como es la reproduccion sexual

Ventajas de la reproducción sexual

El pato moteado (Anas fulvigula) pone sus huevos en nidos de hierba cerca del suelo, normalmente cerca del agua. Aunque este nido parece bastante lleno con nueve huevos, una nidada de patos moteados puede contener hasta doce o trece huevos.

Los organismos son genéticamente diversos gracias a la reproducción sexual. La reproducción sexual comienza con los espermatozoides y los óvulos, que se producen mediante un proceso llamado meiosis. Estas células se denominan haploides porque contienen la mitad del número de cromosomas que el progenitor. En la reproducción sexual, un espermatozoide haploide del progenitor masculino fecunda el óvulo haploide del progenitor femenino para producir lo que se denomina un cigoto diploide.

Zigoto es el término técnico para referirse a un óvulo fecundado. El número diploide de cromosomas es el número normal de cromosomas que se encuentran en todas las células regulares de un organismo. El cigoto crece y se convierte en un nuevo organismo. Es genéticamente diferente de ambos progenitores porque la mitad de sus cromosomas proceden del progenitor masculino y la otra mitad del femenino, lo que le confiere una combinación única de genes.

Desventajas de la reproducción sexual

En la primera etapa de la reproducción sexual, la “meiosis”, el número de cromosomas se reduce de un número diploide (2n) a un número haploide (n). Durante la “fecundación”, los gametos haploides se unen para formar un cigoto diploide, y se restablece el número original de cromosomas.

La reproducción sexual es un tipo de reproducción que implica un ciclo vital complejo en el que un gameto (como un espermatozoide o un óvulo) con un único juego de cromosomas (haploide) se combina con otro para producir un cigoto que se convierte en un organismo compuesto por células con dos juegos de cromosomas (diploide)[1] La reproducción sexual es el ciclo vital más común en los eucariotas multicelulares, como los animales, los hongos y las plantas. La reproducción sexual no se da en procariotas (organismos sin núcleo celular), pero tienen procesos con efectos similares como la conjugación, la transformación y la transducción bacteriana, que pueden haber sido precursores de la reproducción sexual en los primeros eucariotas.

En la producción de células sexuales en los eucariotas, las células madre diploides se dividen para producir células haploides conocidas como gametos en un proceso llamado meiosis que implica recombinación genética. Los cromosomas homólogos se emparejan para que sus secuencias de ADN se alineen entre sí, y a continuación se produce el intercambio de información genética entre ellos. Dos rondas de división celular producen entonces cuatro gametos haploides, cada uno con la mitad del número de cromosomas de cada célula madre, pero con la información genética de los cromosomas parentales recombinada. Dos gametos haploides se combinan en una célula diploide conocida como cigoto en un proceso llamado fecundación. El cigoto incorpora material genético de ambos gametos. Las múltiples divisiones celulares, sin cambio del número de cromosomas, forman entonces una fase o generación diploide multicelular.

Qué es la reproducción sexual en las plantas

En suelos pobres en nutrientes, las plantas pueden destinar más recursos a las estructuras sexuales en L. chinensis (Bai et al. 2009), P. sedoides (Nicholls 2011) y Trapella sinensis (Liu et al. 2013) (véase la Tabla 1) porque la reproducción sexual tiene el potencial de producir variaciones genéticas, que podrían aumentar la supervivencia de las plantas en el futuro (Grant 1981; Philbrick y Les 1996). Además, las semillas pueden servir como un potencial mecanismo de escape para la descendencia (Choo et al. 2015; Nicholls 2011; van Kleunen et al. 2002). El aumento de la biomasa sexual indica que la planta podría favorecer de la fundación de nuevas poblaciones en lugar de la expansión de la población actual a través de la dispersión de semillas y el banco de semillas en condiciones de escasez de recursos.Un caso ocasional en la selección de modos reproductivos en relación con el nivel de nutrientes del suelo en perennes

Una tendencia general en la selección de los modos reproductivos en relación con la intensidad de la luz en las perennesLa asignación a la reproducción sexual fue obviamente mayor en los huecos del dosel o sin sombra en Aster acuminatus (Pitelka et al. 1980), Zamai skinneri (Clark y Clark 1987), Uvularia perfoliata (Kudoh et al. 1999), Astrocaryum urostachys (Svenning 2000), C. esculentus (Li et al. 2001a), Smilacina japonica, Cardamine leucantha (Ida y Kudo 2009), e Iris japonica (Wang et al. 2013) (ver Tabla 3). El aumento del tamaño de la planta en relación con la alta intensidad de luz y la probabilidad de que las plantas más grandes florezcan más indica que el tamaño es el factor proximal que afecta a la reproducción sexual (Kudoh et al. 1999). Además, la luz podría restringir la acumulación de fotosintatos para la reproducción sexual y la diferenciación del botón floral. Muchas plantas del sotobosque en los bosques se adaptan a la poca luz y apenas se reproducen sexualmente (Kawano et al. 1990). La producción de flores se vio más afectada que la producción clonal, lo que indica que la reproducción sexual se suprime en condiciones subóptimas (Wang et al. 2013). Solo cuando se dispone de recursos adicionales, A. acuminatus invierte en una reproducción sexual mucho más arriesgada (Pitelka et al. 1980).Tabla 3 Selección de modos reproductivos según la intensidad de la luzTabla completa

Reproducción vegetativa

En la primera etapa de la reproducción sexual, la “meiosis”, el número de cromosomas se reduce de un número diploide (2n) a un número haploide (n). Durante la “fecundación”, los gametos haploides se unen para formar un cigoto diploide, y se restablece el número original de cromosomas.

La reproducción sexual es un tipo de reproducción que implica un ciclo vital complejo en el que un gameto (como un espermatozoide o un óvulo) con un único juego de cromosomas (haploide) se combina con otro para producir un cigoto que se convierte en un organismo compuesto por células con dos juegos de cromosomas (diploide)[1] La reproducción sexual es el ciclo vital más común en los eucariotas multicelulares, como los animales, los hongos y las plantas. La reproducción sexual no se da en procariotas (organismos sin núcleo celular), pero tienen procesos con efectos similares como la conjugación, la transformación y la transducción bacteriana, que pueden haber sido precursores de la reproducción sexual en los primeros eucariotas.

En la producción de células sexuales en los eucariotas, las células madre diploides se dividen para producir células haploides conocidas como gametos en un proceso llamado meiosis que implica recombinación genética. Los cromosomas homólogos se emparejan para que sus secuencias de ADN se alineen entre sí, y a continuación se produce el intercambio de información genética entre ellos. Dos rondas de división celular producen entonces cuatro gametos haploides, cada uno con la mitad del número de cromosomas de cada célula madre, pero con la información genética de los cromosomas parentales recombinada. Dos gametos haploides se combinan en una célula diploide conocida como cigoto en un proceso llamado fecundación. El cigoto incorpora material genético de ambos gametos. Las múltiples divisiones celulares, sin cambio del número de cromosomas, forman entonces una fase o generación diploide multicelular.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad