Animales y plantas endemicas de mexico

  • por
Animales y plantas endemicas de mexico

Tortugas marinas

Las especies invasoras en México son una de las principales causas de pérdida de biodiversidad,[1] alterando los ecosistemas, afectando a las especies nativas, dañando los servicios ambientales y la salud pública, y causando pérdidas económicas[2] Una especie invasora es aquella nativa de una zona determinada que ha sido introducida en un nuevo hábitat, adaptándose y alterándose para adaptarse a sus nuevas condiciones[3].

Debido a su geografía, convergencia de regiones neárticas y neotropicales, México es un país megadiverso, con un elevado número de especies. Esto ha favorecido la existencia de un número considerable de hábitats con especies diversificadas que habitan en diversos ecosistemas acuáticos y terrestres. El intercambio económico, social y cultural entre México y otros países ha facilitado la entrada de especies exóticas e invasoras[4].

En México se han documentado los efectos de las especies invasoras desde la llegada de los europeos[cita requerida] La colonización trajo consigo la introducción sistemática de animales con fines económicos, pero también la llegada ocasional de visitantes no deseados que se convirtieron en plagas (Challenger, 1998[cita requerida]). A causa de estos intrusos problemáticos, muchos ecosistemas se empobrecieron y muchas especies se extinguieron[cita requerida]:

Zarigüeya común

Resumen: Un inventario actualizado de las plantas vasculares nativas de México registra 23.314 especies, distribuidas en 2.854 géneros, 297 familias y 73 órdenes. La flora incluye 1.039 especies de helechos y licófitos, 149 gimnospermas y 22.126 angiospermas. En promedio, el número de sinónimos por especie es de 1,3 (modo = 1). El número de especies sitúa a México como el cuarto país con mayor riqueza florística del mundo, aunque entre los países no insulares, por su número de especies endémicas (cerca del 50%) es el segundo, sólo superado por Sudáfrica. Se discute la distribución de las especies entre las categorías taxonómicas superiores y los valores de riqueza y endemismo en los 32 estados de México. Esta recopilación permite evaluar la contribución de la flora a la biodiversidad mexicana en general.

El concepto de biodiversidad, aplicado a la riqueza florística, considera el número de taxones (categorías de la jerarquía taxonómica) presentes en cualquier unidad geográfica o administrativa, como el condado, el estado o el país. Con este número, es posible evaluar cuantitativamente la diversidad y compararla entre zonas. Existen acuerdos internacionales que priorizan la cuantificación de la biodiversidad de los países firmantes, especialmente de aquellos con un conocimiento pobre o insuficiente de la biodiversidad a nivel nacional y/o regional, como es el caso de México (Conabio, 2012).

Tapir de baird

Doce naciones del mundo están clasificadas como países megadiversos. México ocupa el puesto número cinco. Los que figuran en esta lista se caracterizan por la riqueza de especies vegetales y animales, y por los hábitats que se desarrollan en sus territorios. No es de extrañar que México aparezca en una lista así: tiene una enorme diversidad de ecosistemas, tanto terrestres como marinos. Con costas en dos océanos, alberga el 70% de todas las especies vegetales y animales del mundo.

Los expertos de la CONABIO (Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad de México) han contabilizado las especies del país: 23.424 especies de plantas, 564 de mamíferos, 1.150 de aves, 864 de reptiles y 376 de anfibios; también hay una enorme variedad de hongos y otros microorganismos que dan al país una enorme diversidad genética. Lamentablemente, debido a la excesiva explotación del mundo natural a manos del hombre, muchos de estos seres vivos están en peligro.

En 2019, la SEMARNAT (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México) publicó una actualización de las especies amenazadas dentro del territorio mexicano. Ascendía a 2.678 especies en distintos grados de peligro. El hecho de que los datos sean devastadores refleja una realidad global y la urgencia de repensar cómo habitamos nuestro planeta. Una de las muchas formas de cuidar nuestro propio hogar es conocer y vigilar de cerca a los seres vivos que se encuentran dentro de estos ecosistemas. Después de todo, ¿cómo podemos cuidar algo que no conocemos?

Jaguar

La mayoría de los países megadiversos se encuentran en regiones tropicales. Las regiones tropicales son más biodiversas. A excepción de la parte norte del país, México se encuentra en el trópico y se extiende desde los 32° Norte sobre el Trópico de Cáncer (Baja California Norte) hasta los 14° Norte (Chiapas).

Cuando las masas terrestres de América del Norte y del Sur entraron en contacto por primera vez hace aproximadamente 3 millones de años, y se unieron por el istmo de Panamá, se originó una zona de transición con una rica mezcla de fauna y flora. Esta zona única es un cinturón que se extiende de costa a costa sobre el actual México. Las rutas aéreas centrales y occidentales de las migraciones de aves norteamericanas pasan por México, enriqueciendo su avifauna durante los meses de invierno.

Hay decenas de islas en el territorio mexicano. Éstas suelen albergar especies únicas de animales y plantas. También se pueden encontrar especies únicas en los llamados refugios glaciares, regiones geográficas que hicieron posible la supervivencia de la flora y la fauna en tiempos de las glaciaciones.