Saltar al contenido
Portada » 5 ejemplos de reproducciones sexuales

5 ejemplos de reproducciones sexuales

  • por
5 ejemplos de reproducciones sexuales

Fisión

En la primera etapa de la reproducción sexual, la “meiosis”, el número de cromosomas se reduce de un número diploide (2n) a un número haploide (n). Durante la “fecundación”, los gametos haploides se unen para formar un cigoto diploide, y se restablece el número original de cromosomas.

La reproducción sexual es un tipo de reproducción que implica un ciclo vital complejo en el que un gameto (como un espermatozoide o un óvulo) con un único juego de cromosomas (haploide) se combina con otro para producir un cigoto que se convierte en un organismo compuesto por células con dos juegos de cromosomas (diploide)[1] La reproducción sexual es el ciclo vital más común en los eucariotas multicelulares, como los animales, los hongos y las plantas. La reproducción sexual no se da en procariotas (organismos sin núcleo celular), pero tienen procesos con efectos similares como la conjugación, la transformación y la transducción bacteriana, que pueden haber sido precursores de la reproducción sexual en los primeros eucariotas.

En la producción de células sexuales en los eucariotas, las células madre diploides se dividen para producir células haploides conocidas como gametos en un proceso llamado meiosis que implica recombinación genética. Los cromosomas homólogos se emparejan para que sus secuencias de ADN se alineen entre sí, y a continuación se produce el intercambio de información genética entre ellos. Dos rondas de división celular producen entonces cuatro gametos haploides, cada uno con la mitad del número de cromosomas de cada célula madre, pero con la información genética de los cromosomas parentales recombinada. Dos gametos haploides se combinan en una célula diploide conocida como cigoto en un proceso llamado fecundación. El cigoto incorpora material genético de ambos gametos. Las múltiples divisiones celulares, sin cambio del número de cromosomas, forman entonces una fase o generación diploide multicelular.

Diferencia entre reproducción sexual y asexual

El pato moteado (Anas fulvigula) pone sus huevos en nidos de hierba cerca del suelo, normalmente cerca del agua. Aunque este nido parece bastante lleno con nueve huevos, una nidada de patos moteados puede contener hasta doce o trece huevos.

Los organismos son genéticamente diversos gracias a la reproducción sexual. La reproducción sexual comienza con los espermatozoides y los óvulos, que se producen mediante un proceso llamado meiosis. Estas células se denominan haploides porque contienen la mitad del número de cromosomas que el progenitor. En la reproducción sexual, un espermatozoide haploide del progenitor masculino fecunda el óvulo haploide del progenitor femenino para producir lo que se denomina un cigoto diploide.

Zigoto es el término técnico para referirse a un óvulo fecundado. El número diploide de cromosomas es el número normal de cromosomas que se encuentran en todas las células regulares de un organismo. El cigoto crece y se convierte en un nuevo organismo. Es genéticamente diferente de ambos progenitores porque la mitad de sus cromosomas proceden del progenitor masculino y la otra mitad del femenino, lo que le confiere una combinación única de genes.

Proceso de reproducción sexual

En la primera etapa de la reproducción sexual, la “meiosis”, el número de cromosomas se reduce de un número diploide (2n) a un número haploide (n). Durante la “fecundación”, los gametos haploides se unen para formar un cigoto diploide, y se restablece el número original de cromosomas.

La reproducción sexual es un tipo de reproducción que implica un ciclo vital complejo en el que un gameto (como un espermatozoide o un óvulo) con un único juego de cromosomas (haploide) se combina con otro para producir un cigoto que se convierte en un organismo compuesto por células con dos juegos de cromosomas (diploide)[1] La reproducción sexual es el ciclo vital más común en los eucariotas multicelulares, como los animales, los hongos y las plantas. La reproducción sexual no se da en procariotas (organismos sin núcleo celular), pero tienen procesos con efectos similares como la conjugación, la transformación y la transducción bacteriana, que pueden haber sido precursores de la reproducción sexual en los primeros eucariotas.

En la producción de células sexuales en los eucariotas, las células madre diploides se dividen para producir células haploides conocidas como gametos en un proceso llamado meiosis que implica recombinación genética. Los cromosomas homólogos se emparejan para que sus secuencias de ADN se alineen entre sí, y a continuación se produce el intercambio de información genética entre ellos. Dos rondas de división celular producen entonces cuatro gametos haploides, cada uno con la mitad del número de cromosomas de cada célula madre, pero con la información genética de los cromosomas parentales recombinada. Dos gametos haploides se combinan en una célula diploide conocida como cigoto en un proceso llamado fecundación. El cigoto incorpora material genético de ambos gametos. Las múltiples divisiones celulares, sin cambio del número de cromosomas, forman entonces una fase o generación diploide multicelular.

Parthenog

En la primera etapa de la reproducción sexual, la “meiosis”, el número de cromosomas se reduce de un número diploide (2n) a un número haploide (n). Durante la “fecundación”, los gametos haploides se unen para formar un cigoto diploide, y se restablece el número original de cromosomas.

La reproducción sexual es un tipo de reproducción que implica un ciclo vital complejo en el que un gameto (como un espermatozoide o un óvulo) con un único juego de cromosomas (haploide) se combina con otro para producir un cigoto que se convierte en un organismo compuesto por células con dos juegos de cromosomas (diploide)[1] La reproducción sexual es el ciclo vital más común en los eucariotas multicelulares, como los animales, los hongos y las plantas. La reproducción sexual no se da en procariotas (organismos sin núcleo celular), pero tienen procesos con efectos similares como la conjugación, la transformación y la transducción bacteriana, que pueden haber sido precursores de la reproducción sexual en los primeros eucariotas.

En la producción de células sexuales en los eucariotas, las células madre diploides se dividen para producir células haploides conocidas como gametos en un proceso llamado meiosis que implica recombinación genética. Los cromosomas homólogos se emparejan para que sus secuencias de ADN se alineen entre sí, y a continuación se produce el intercambio de información genética entre ellos. Dos rondas de división celular producen entonces cuatro gametos haploides, cada uno con la mitad del número de cromosomas de cada célula madre, pero con la información genética de los cromosomas parentales recombinada. Dos gametos haploides se combinan en una célula diploide conocida como cigoto en un proceso llamado fecundación. El cigoto incorpora material genético de ambos gametos. Las múltiples divisiones celulares, sin cambio del número de cromosomas, forman entonces una fase o generación diploide multicelular.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad